Cala o lirio de agua: cuidados, significados y características

Publicado por Lucía Poyo Vallina en

Con el inicio de la primavera empieza la floración de la cala o lirio de agua, cada año esta planta nos regala una preciosa floración que nos deja con la boca abierta. Son flores elegantes, con un estilo propio y de lo más señoriales para el hogar. Si se cuidan con mimo pueden acompañarte durante años. 

En este post te mostramos los principales cuidados, significados y características del lirio de agua o cala. ¡Toma nota!

Origen y características de la cala o lirio de agua

El nombre científico de esta bonita planta es Zantedeschia aethiopica, pero normalmente se la conoce como cala, lirio de agua o cala de Etiopía, entre otros nombres. Necesita mucha humedad para desarrollarse y son plantas originarias en Sudáfrica.

La cala forma parte de la familia de plantas aráceas y su floración suele darse cuando empieza la primavera, pues son amantes de las temperaturas suaves para desarrollarse.

En Sudáfrica se puede encontrar entre los campos o en las cunetas, justo en zonas donde el agua tiende a acumularse durante días. Para tenerla como planta de interior requiere de un cuidado intenso y un riego abundante para intentar recrear su hábitat óptimo.

Significado de la cala o lirio de agua

Significado de la cala

Las calas se consideran una muestra de pureza, belleza y compasión, por ello se relacionan tanto con la vida, como con la muerte. Muchos hasta llegan a considerar que dan suerte a quien la tiene. ¡Por cierto! Descubre aquí otras flores y plantas que atraen a la buena suerte.

Los lirios de agua son flores delicadas y por ello exclusivas, no se encuentran ramos de flores hechos con calas en todas las floristerías y suelen asociarse con la elegancia o la sofisticación al regalar. Suelen regalarse durante los nacimientos o las comuniones por la pureza que representan.

Pero, por otro lado, también se las conoce como la flor de la muerte, pues se utiliza en muchos funerales para dar un último adiós a los seres queridos. En cualquiera de los dos casos, es una flor extremadamente personal, delicada y llena de belleza que nunca falta en momentos trascendentales.

Su origen se remonta a las fiestas de las épocas griegas, donde las usaban por su parecido con las copas para beber de las fiestas. Representa así un símbolo de alegría, disfrute y suerte.

Características de la flor cala o lirio de agua

Cuidados del lirio de agua

La cala o lirio de agua pertenece al grupo de las aráceas, normalmente son de flor blanca y desprenden un intenso olor durante la floración. El suelo húmedo, las temperaturas suaves y la sombra serán sus mejores amigos.

Luz y temperatura

La cala necesita desarrollarse de manera óptima a una temperatura suave, lo ideal es entre 14 y 20 grados.  No obstante, aguantan bastante bien las temperaturas bajas, siempre que no se llegue a congelar, lo ideal es alejarse de las temperaturas bajo cero y protegerlas del frío.

Buscan espacios con sombra o semisombra para florecer, pues el sol directo puede resultar demasiado brusco para sus flores. Si se exponen demasiado se quemarán antes de poder mostrar su belleza, así que hazles un hueco en la sombra y deja que te sorprenda su crecimiento.

Para protegerla de heladas intensas puedes meterla en casa, así podrás mantener sus hojas y tallos verdes, carnosos y listos para seguir creciendo incluso cuando no sea la época de floración de la planta. Con un buen cuidado, evitarás que se queden mustias y volverán a florecer cuando llegue el calor. Si ves que no la puedes tener en el interior, colócalas en áreas de tu jardín donde las heladas no sean tan intensas.

Necesidades de Riego

El lirio del agua es una planta que ama la humedad, debe tener acceso constante a tierra húmeda para poder crecer de manera óptima, no obstante, su necesidad de riego cambiará durante la época del año.

Durante la época de frío, cuando están en período de reposo, el riego será escaso, solo para que pueda mantener su hábitat. En cambio, cuando llegue el calor y empiezan a florecer necesitarán un riego abundante para poder desarrollarse correctamente. Lo mejor será regarla un poco cada día para que tenga un acceso regular al agua, siempre de manera controlada.

Podrás mantenerla tanto en interior como en exterior, con una maceta adecuada vivirá de maravilla, pero muchos optan por colocarlas al lado de fuentes o lagos, para que tengan un acceso constante a un entorno húmedo. Ten en cuenta que bien cuidadas pueden alcanzar hasta 150 cm de altura.

Maceta y abono

La cala se puede plantar directamente en el suelo u optar por una maceta para mayor movilidad. Las macetas tendrán que ser de un tamaño considerable para que tenga espacio para crecer y acumular humedad, así su tallo central podrá desarrollarse.

La tierra o sustrato que escojamos debe tener una buena capacidad de drenaje, para que el agua no se quede acumulada, pero la planta pueda absorber su humedad. El sustrato para calas suele ser muy nutritivo, drenante y ligero, además, puedes añadir capas de mantilla para acolchar el sustrato y mantener la temperatura de la planta cuando llega el frío.

Si decides plantarla en una maceta, debes tener en cuenta que requerirá un trasplantado regular, cada uno o dos años, según su crecimiento. Así podrá ir creciendo y podrás hacer propagaciones exitosas de la misma.

En los meses más cálidos, cuando se dé la floración, se recomienda abonar la tierra o poner fertilizante una vez cada dos semanas aproximadamente, la planta lo agradecerá y estará más bonita que nunca.

Plagas y enfermedades de la cala

Como todas las plantas, las calas están expuestas a posibles plagas y enfermedades, te contamos los problemas más habituales para que puedas estar atento a posibles cambios y señales de la planta.

  • Si ves que las hojas están quemadas, seguramente la planta tenga demasiadas horas de sol directo, busca un espacio con sombra para evitar que se quede mustia. También, debes evitar regar en las horas de más sol, las gotas pueden hacer un efecto lupa sobre las hojas y estas aún absorberán más luz del sol.
  • Debes vigilar con las plagas de cochinilla algodonosa, la araña roja y los pulgones, si detectas algunas de estas plagas debes retirar las áreas afectadas con rapidez y aplicar un insecticida ecológico para evitar la propagación de la plaga.
  • Si las hojas están secas o mustias, seguramente necesitarán más riego, pero no cometas el error de regarlas más si ves las hojas amarillas, esto podrá indicar todo lo contrario. Las hojas amarillas son una señal de exceso de riego en muchas plantas.
Floristería

← Publicación más antigua Publicación más reciente →