¿Cómo preservar flores naturales? Proceso y Materiales

Publicado por Lucía Poyo Vallina en

Las plantas o flores preservadas son el resultado de reemplazar el agua y su savia por un líquido conservante. Esto permite que la flor conserve su aspecto natural, así como su textura y su olor durante mucho más tiempo.

A continuación, vamos a contarte en detalle cómo se preservan las flores naturales y qué materiales e ingredientes se necesitan para ello.

Cómo hacer flores preservadas

Aunque las plantas y flores se suelen someter a técnicas de preservación mediante el uso de líquidos y máquinas especiales y en manos de profesionales, debes saber que tú también puedes simular este proceso. Aquí abajo vamos a hablarte de una técnica muy sencilla que podrás llevar a cabo en tu propia casa y que consiste en sustituir la savia de las flores por glicerina.

Si descubres que no es lo tuyo, no te preocupes porque en Divain Bouquet contamos con un equipo de profesionales dedicados a diseñar con sus propias manos composiciones con flores preservadas que enamoran. Pásate por nuestra web y descubre nuestras preciosas creaciones.

Cómo preservar flores frescas y qué materiales se necesitan

Materiales necesarios

Antes de comenzar con el proceso, primero debes asegurarte de que dispones de todos los materiales e ingredientes necesarios. Todos ellos los podrás encontrar fácilmente en tu casa o en cualquier supermercado o tienda online.

  • Las plantas o las flores que quieras preservar (las rosas son una de las opciones más populares)
  • Un recipiente de plástico o de cristal.
  • Glicerina en gel o líquida.
  • Papel absorbente.
  • Tijeras.
  • Hilo para colgar del tallo a la flor.
  • Agua y sal.

Cómo preservar una flor en casa paso a paso

Si quieres conservar un ramo que te han regalado hace poco y que significa mucho para ti, presta atención porque te contamos paso a paso cómo preservar las flores para que puedas disfrutar de su olor y de su belleza durante mucho más tiempo.

  1. El primer paso es dejar la flor o la planta en remojo 24 horas en un jarrón lleno de agua para nutrirla y que conserve su hidratación natural.
  2. Transcurrido este tiempo deberás limpiar la flor quitando sus hojas y pétalos en mal estado, o sus espinas en el caso de que sea una rosa. A continuación, corta el tallo en forma diagonal para abrirlo.
  3. Cuando hayas cortado el tallo, aplástalo contra una mesa para que se abra y la solución de glicerina entre a la flor más fácilmente.
  4. Prepara en un recipiente una solución con glicerina y agua en una proporción de 2 vasos de agua por 1 de glicerina. Te recomendamos que calientes la glicerina previamente para que se disuelva mejor en el agua.
  5. Coloca la flor en el recipiente y deja que el agua mezclada con la glicerina sea absorbida por la flor durante 3 días. Pasada esa fecha verás cómo adquiere más flexibilidad, característica propia de las flores preservadas.
  6. Finalmente saca la flor del recipiente y colócala en un lugar fresco, pero alejado de la luz solar. Si se trata de un ramo o varias flores juntas, asegúrate de que no se peguen mucho. De esta manera se secarán en menos tiempo y evitarás la humedad.
  7. Algunos expertos recomiendan colgar las flores boca abajo con el objetivo de que la glicerina fluya mejor de la base a la flor.

Proceso para hacer flores preservadas en casa paso a paso

Otras recomendaciones a tener en cuenta

Por último, te recomendamos que tengas en cuenta las siguientes recomendaciones para que tus flores preservadas duren por mucho más tiempo. Así podrás aprovechar toda su belleza y su olor natural.

  • Cuidado con la luz del sol: si bien las flores preservadas son muy resistentes, sin duda es mejor conservarlas en el interior de la casa, ya que la luz solar directa y la radiación UV pueden acelerar que se sequen por dentro.
  • Protégelas del aire: el aire puede acelerar el proceso de oxidación de las plantas, por lo que te recomendamos que las protejas del viento y sus efectos. Puedes añadir una cúpula de cristal como en la famosa rosa eterna de la Bella y la Bestia.
  • No todas las plantas se pueden preservar: debes de saber que las plantas con tallo duro o firme son las que mejor funcionan para la preservación con glicerina. Esto es debido a que los tallos firmes se mantienen en pie durante el proceso de reemplazar la savia.
  • No tires los pétalos que se caigan: Gracias a que conservan perfectamente su aroma, los pétalos que se caigan de las plantas preservadas son reutilizables. Puedes usarlos, por ejemplo, para una ducha aromática o para crear un ambientador natural para tus habitaciones.
Si quieres conocer más en detalle todos los cuidados, te recomendamos leer este artículo sobre cómo cuidar flores preservadas. ¡Te esperamos!
Taller y Tips

← Publicación más antigua Publicación más reciente →