La flor de cera: una flor de terciopelo con un aroma irresistible

Publicado por Lucía Poyo Vallina en

La flor de cera, también conocida como hoya carnosa, es una flor que destaca por su textura esponjosa y de terciopelo y por su forma estrellada casi perfecta. En este post te contamos todo sobre la flor de cera y sus cuidados. ¿A qué esperas para enamorarte de ella?

Origen y características de la flor de cera

Estas flores son originarias de Australia, y suelen cultivarse en interiores en forma de pequeños arbustos que llegan a medir hasta medio metro de alto. Aunque es posible encontrarlos de mayor tamaño en su hábitat natural.

Si hay algo por lo que realmente destaca la hoya carnosa es por su impresionante floración, que comienza a finales del invierno y se extiende largamente hasta finales de verano. Esta floración da lugar a las flores de cera, que como te puedes imaginar por su nombre, son flores de terciopelo en tonos blancos y rosados, con un pequeño fruto rojo en su interior.

Características y origen de la hoya carnosa o flor de cera

Cuidados de la flor de cera para su cultivo

Ubicación

Las flores de cera están consideradas como flores de interior, ya que necesitan de un ambiente relativamente cálido para crecer. Igualmente, necesitan estar ubicadas en un lugar que reciba varias horas de luz solar al día, aunque no de manera directa, por lo que una terraza cubierta puede ser un buen lugar para su cultivo.

También tienes que tener en cuenta que esta flor es algo delicada, por lo que si vas a ubicarla en el exterior, recuerda guardarla dentro de la casa cuando salgas, ya que esta planta no se lleva muy bien con las corrientes de viento.

Riego

Las hojas de la hoya carnosa son capaces de almacenar agua durante bastante tiempo. Aún así, te recomendamos regarla entre dos o tres veces por semana, aumentando la cantidad en verano o en días cálidos, y disminuyendo el riego con la llegada del otoño o el invierno, y los días fríos. ¡Importante! Asegúrate de que la tierra está completamente seca antes de regar la planta de nuevo, ya que podría encharcarse.

Abono

Dependiendo de la variedad puede recomendarse un tipo de abono u otro. Aún así, lo ideal es utilizar fertilizante mineral cada dos semanas durante primavera y verano y cada 30 días en otoño. También puede ser interesante utilizar abonos naturales u orgánicos.

Poda

No te recomendamos en absoluto podar esta planta trepadora, ya que incluso los pedúnculos de las flores marchitas, serán el lugar de donde volverán a crecer las flores de la siguiente temporada. Por lo que cortarlos sería contraproducente.

Trasplante

Tampoco es recomendable hacer repetidos trasplantes, ya que es una planta que no los soporta muy bien. Únicamente deberán realizarse cuando la planta no tenga el suficiente espacio dentro de la maceta, o esté situada en exteriores y comiencen a caer las temperaturas a principios de invierno.

Plagas

A pesar de ser sensible a las temperaturas y necesitar de cuidados específicos, la flor de cera es bastante resistente ante las plagas. Únicamente algunos tipos de pulgones o cochinillas pueden afectarla realmente.

Síntomas de enfermedad

Al igual que muchas plantas las flores de ceras también presentan sus propios síntomas cuando no reciben los cuidados adecuados. Estos son algunos de los más llamativos.

  • Caída de capullos: esto puede suceder por distintos motivos, aunque los principales se deben a los cambios de temperatura como: corrientes de aire frío, bajadas o subidas bruscas de temperatura, o el calor excesivo. Asimismo, también puede deberse a la falta de agua, sobre todo durante los meses de calor.
  • Hojas amarillentas: esto sucede cuando la planta recibe más agua de la que puede absorber. Por lo que deberás recortar las partes dañadas para reducir el riesgo de que se expanda la enfermedad, y facilitar su recuperación.
  • Manchas oscuras: si notas que empiezan a aparecer pequeñas manchas y que las hojas o capullos comienzan a oscurecerse, puede deberse principalmente a quemaduras provocadas por la sobreexposición solar. Mueve la planta al interior, a un lugar más resguardado y evita rociarla durante estas circunstancias.

Suelo

Por último, te recomendamos plantarlas en suelos con suficiente sustrato formado por hojas y tierra de brezo. A ser posible, en climas cálidos y lugares donde llegué la luz solar durante las primeras horas de la mañana, y no se vean expuestas a las corrientes de aire.

Flor de cera para uso ornamental, ideal para interiores

Flores de cera para uso ornamental

Ahora que ya sabes todo lo que necesitas para empezar a cultivar tus propias flores de cera, nos falta recomendarte los mejores sitios para colocarlas. Mayoritariamente lo común es utilizarlas para decorar interiores, cerca de ventanas o en balcones techados donde puedan recibir la luz del sol, sin verse expuestas al resto de cambios climatológicos.

También puedes utilizarlas para decorar exteriores, como patios o jardines, ya que la hoya carnosa es una planta trepadora y le dará a estos lugares una personalidad muy original acompañada por la gran pureza y belleza de estas flores.

Floristería

← Publicación más antigua Publicación más reciente →